facebook instagram pinterest linkedin

La estelar evolución urbana de Singapur

La siguiente etapa de mi viaje por Asia iba a ser la moderna ciudad-estado de Singapur. Al llegar a la ciudad no tenia absolutamente ninguna idea sobre su evolución ni su desarrollo, así que decidí acudir al Museo Nacional para poder conocer más y para entender lo que es a día de hoy esta gran metrópolis. Aquí os hago un breve resumen de su historia.

Los primeros escritos que mencionan la existencia de la ciudad, la describían como un puerto de mercancías. Era conocido como Danmaxi o Tenasik según los chinos o Singapura (ciudad de los leones) según los Malayos. La ciudad era un lugar en el cual la porcelana china, la cerámica y los productos en piedra eran la base del comercio, junto con los productos naturales como el cuernos pájaros o el incienso. Fueron las conexiones comerciales y políticas las que lograron dar la importancia a este territorio que, aún siendo pequeño en extensión, estaba conectado con el Archipiélago Malayo, con el país de Siam (actual Tailandia), con China y con la India.

En el 1511, la ciudad cayó en manos de los Portugueses, que se estaban expandiendo por el Sureste Asiático movidos por el comercio de las especias. Esta fecha marcó el principio del dominio Europeo. En el siglo XVII los Holandeses llegaron a la región y las batallas fueron continuas hasta el año 1819, cuando los Ingleses desembarcaron en la ciudad y decidieron convertir Singapur en un puerto comercial independiente. Un puerto abierto a navíos de todos los países sin cobrar aranceles a las mercancías. Esto evidentemente molestó a los Holandeses, que aún tenían potestad sobre las aguas de Singapur, pero extrañamente nunca derivó en ningún conflicto armado. Simplemente unos se dedicaron a potenciar Melaka (en su día la mayor ciudad comercial de la península) y otros en Singapur.

El paso de los años dio la razón a los Ingleses ya que pocas décadas después Singapur era ya el puerto comercial más importante de Asia. En 1867 la ciudad se convirtió, junto a Penang, en colonia británica y en 1919 ya era un ejemplo mundial de mescolanza de razas y religiones. El segundo puerto más grande del mundo y una de las primeras ciudades en tener alumbrado eléctrico público, automóviles y conexiones telefónicas internacionales.

El 8 de diciembre de 1941 (el mismo día que el bombardeo de Pearl Harbor), tropas niponas desembarcaron en el puerto y tras 70 días de batalla derrotaron a la resistencia británica. La localidad pasó a llamarse Syonan-To (Luz del sur en japonés) y empezó a sufrir las penurias de la guerra. La eliminación masiva de chinos, el hambre y la falta de gasolina eran el pan de cada día. Los japoneses resultaron especialmente violentos con la población local. La ocupación nipona acabó en 1945, después del genocidio atómico yankee sobre Hiroshima y Nagasaki.

La toma japonesa demostró a la población asiática que los Occidentales no eran ni superiores ni invencibles. A partir del final del conflicto mundial, un sentimiento de consciencia nacional empezó a despertar entre la población. En 1959 la ciudad logró que Inglaterra le concediera mayor autonomía de gobierno y en 1965, tras una unión temporal con Malasia, Singapur logro su total independencia.

Durante los años 60 y 70 el gobierno promovió una serie de importantes reformas económicas para paliar la falta de recursos naturales, el escaso mercado de post-independencia y el altísimo nivel de desempleo. La industria fue vitaminada por leyes que favorecían las inversiones extranjeras y las multinacionales, ajdemás se inventivó en la especialización de la producción en ingeniería y electrónica. En unos pocos años, en 1972, se logro el pleno empleo. Además, siguiendo el pasado de la ciudad, se construyó un enorme puerto mercantil (desproporcionado para la época) que resultó ser un acierto apabullante. Lo mismo ha pasado con el aeropuerto de Changi, que ostenta desde el 2014 el título del mejor Hub aéreo del planeta.

A finales de los 70 la inversión extranjera aumentó de 157M USD a 3.380M USD, el empleo masculino aumentó un 86%, el femenino un 195% y el sueldo de cada trabajador aumentó un 103%. El ideador detrás de todo esto fue Lee Kuan Yew, primer ministro durante nada más y nada menos que 30 años. Gracias a su mente iluminada, el crecimiento de esta ciudad fue astronómico

Y todos estos cambios sucedieron sin perder un ápice de la cultura y las tradiciones locales. El gobierno reconoce cuatro etnias que “forjaron la nación”: chinos (con el 74% de la población), indios, malayos y otros (la mayoría ingleses descendientes de los colonizadores). En las calles las señalizaciones están en cuatro idiomas y en las escuelas se enseña en inglés (idioma más hablado) y en la lengua materna que cada estudiante decida.

Como es de prever la gran parte de la ciudad sufrió enormes modificaciones debido a la industrialización y al crecimiento urbano. Durante esos años la ONU declaró a Singapur como zona de desastre por sus altos niveles de contaminación. Para evitar que Singapur se convirtiera en una jungla de cemento, el gobierno en otra idea avanzada para la época, en 1971 implantó (nunca mejor dicho) el Tree Planting Day. Una vez al año iban a plantarse un árbol por cada nacido en la ciudad. En 1982 la ciudad ya tenía un árbol por habitante, la reputación de ciudad sostenible se reforzaba poco a poco.

Hoy en día, un ambiente limpio y una sociedad eficiente y ordenada son características intrínsecas en la identidad de la ciudad. Por si su historia no es suficiente excusa para visitar la ciudad, en la siguiente entrada os hablaré de como ha llegado Singapur a ser la ciudad más verde del planeta