facebook instagram pinterest linkedin

Materiales saludables y alternativas más sostenibles

Hoy nadie duda que comer productos ecológicos es acercarse a una forma de vida más saludable. Muchos son conscientes de la cantidad de productos químicos y demostradamente tóxicos que contienen los alimentos convencionales que compramos en el supermercado, pero… ¿somos conscientes de la gran cantidad de materiales tóxicos que existen en nuestro hogar?

Los podemos encontrar por ejemplo en las pinturas y barnices derivados del petróleo que emanan elementos volátiles tóxicos. También en materiales como el PVC de las carpinterías y en aislamientos como la lana de roca, altamente tóxicos en su fabricación y en su combustión.

La crisis petrolífera de los 70, hija de una actividad constructiva basada en una economía lineal (producir, consumir, desechar),  ha despertado la consciencia de muchos profesionales que han rescatado materiales olvidados hace décadas y han posibilitado el inicio de nuevas investigaciones. Este cambio ha propiciado la adaptación siempre más presente de modelo de economía circular (producir, consumir, desechar, reciclar).

Los motivos que empujan los arquitectos a retomar las técnicas tradicionales de construcción derivan de una necesidad de buscar alternativas más sostenibles como consecuencia de la escasez y el agotamiento de recursos del planeta y de un modelo actual de la construcción que ha alcanzado límites insostenibles. También de la necesidad de  promover la regeneración del medio-ambiente y el cuidado de la salud de las personas.

Construir con materiales naturales sin transformar, como la madera, la tierra o la paja, presentes en la naturaleza y que forman parte de nuestra tradición (utilizados desde siglos en la construcción de edificios) se justifica entre los motivos anteriormente citados también por la manutención de sus cualidades biológicas duraderas y por su inocuidad ambiental.  La Arquitectura sana y sostenible quiere poner fin a todo eso. Toca edificar respetando y preservando la vida tanto de los que van a habitar la construcción como la del medio ambiente.

el bambú destaca especialmente por su rápido crecimiento

Una construcción sana debe comportarse como un ser vivo que transpire, sin emitir gases tóxicos, ni radiaciones artificiales ni consumir energía innecesaria.  Su mantenimiento debe ser fácil y barato, su construcción duradera y lo más sostenible posible. El objetivo es tener la menor repercusión posible sobre el entorno.

Los materiales utilizados son valorados a través de su análisis de ciclo de vida (ACV). Se valora desde su extracción, transformación, manipulación, uso y reciclaje hasta su reintegración en la naturaleza, para que sean lo menos contaminante posible en todos sus aspectos.

la madera ofrece una alternativa respetuosa con el medio ambiente

La arquitectura sostenible nos aporta un espacio sano, libre de compuestos nocivos para la salud y utilizando materiales naturales y energía renovables. En Dérive Studio creemos que el uso de materiales naturales y respetuosos con el Planeta son pilares básicos de una construcción más eficiente.

info@derivestudio.com